Lecciones de vida. Educando al nuevo niño.

20:41 Patricia Mora 2 Comments


OSHO.
Lecciones de vida. Educando al nuevo niño. Concediendo libertad, respetando la privacidad y nutriendo la inteligencia.
1a. Ed., El camino rojo Ediciones.
México 2008.
251 p.

Como siempre Osho planteando realidades que no todos somos capaces de ver, en este libro Osho de manera irreverente como es su costumbre pero de manera muy sabia, plantea y propone los elementos que cada niño debería tener en su educación, con sentido y lógica las ideas de Osho podrían cambiar las futuras generación y regenerar a las actuales. Reeducarse no es imposible, solo es cuestión de tener conciencia y el deseo de cambiar los patrones que erróneamente hemos repetido una y otra vez como humanidad.

Un libro que los padres deberían tener de cabecera para educar niños que realmente aporten un cambio y no las historias repetitivas de nuestra sociedad.

A continuación les comparto la contrapartida de este libro:

Los niños tienen su visión, su comprensión, sus maneras. Trata de entenderlos. Una mente comprensiva siempre encontrará una profunda armonía con el niño. Es la gente estúpida, inconsciente, la gente no comprensiva quien permanece cerrada en sus ideas y nunca ve en la perspectiva del otro... Los niños traen frescura al mundo. Los niños son frescas aportaciones de divinidad en la vida. Sé respetuoso, sé comprensivo.

Así que no dudes en tener a la mano este tomo número 7 de Lecciones de vida de Osho, cambiará tu panorama.

¡Saludos!

2 comentarios:

Hola, hermoso libro... yo lo tengo pero no sé dónde está =S y tomé un texto para una referencia bibliográfica. El texto donde narra la historia del retiro de un neurocirujano. Sólo necesito saber las páginas donde está la historia, me puedes ayudar?

¡Hola Mercedes Sicsik! La historia inicia en la página 203 y termina en la página 207.

¿La historia a la que te refieres es la siguiente?

Recuerdo ahora a un gran cirujano. Era el más grande cirujano de su país, muy respetado, ganador de un premio Nóbel- se estaba retirando. Tenía casi setenta y cinco años, aún así, ningún joven podía hacer el trabajo quirúrjico artístico del que él era capaz. Incluso a la edad de setenta y cinco sus dedos no temblaban. Era un neurocirujano. En tu pequeño cráneo hay siete millones de nervios- puedes imaginar lo pequeños que son- y cuando alguien opera en el cerebro para remover algunos nervios, se corre el peligro de cortar otros nervios, que se encuentran muy juntos, así que las manos no deben temblar en lo absoluto.

A la edad de setenta y cinco, aún era un perfecto cirujano, y todos los doctores y cirujanos le habían dado una fiesta porque se retiraba. Todos bailaban, cantaban pero él estaba sentado en la esquina, triste con lágrimas en los ojos. Uno de sus viejos amigos se acercó y le dijo: "¿Qué pasa? Todos están felices y tú te ves tan triste -incluso veo lágrimas en tus ojos."El respondió: "Hay una razón. En primer lugar yo quería ser bailarín, nunca quise ser cirujano. Mis padres me forzaron. Y aunque me convertí en el cirujano más famoso, no era lo que deseaba mi corazón. Hubiera sido más feliz sólo con una guitarra en la calle como un mendigo -un cantante, un bailarín.

"Toda esta fama no ha significado nada para mí. Todos estos premios no han significado nada para mí. Cada premio me ha recordado sólo una cosa, que estoy perdiendo mi vida y no estoy donde se supone que debo estar. Y ahora mi vida se ha acabado. Estas lágrimas son... Estoy llorando porque... ¿por qué no pude rebelarme en contra de mis padres y sólo hice lo que ellos quisieron?"

Espero te sirva de ayuda.

¡Saludos!