Generar éxito financiero

13:22 Patricia Mora 0 Comments


RIBEIRO, Lair

Generar éxito financiero (Reglas prácticas e innovadoras para producir abundancia)

1a Ed. Planeta prácticos

España, 2004

156 p.


Es un libro práctico acerca de cómo podemos manejar mejor nuestro dinero, impulsándote a ser una persona prospera consciente de los beneficios que trae consigo saber manejar adecuadamente tus recursos, el texto es ameno, entretenido, condensado y digerible. Una fracción del libro me recuerda a Kiyosaki cuyo libro da un giro de 360 ° a tu vida. Lo recomiendo ampliamente algunas de las frases citadas en este libro que generaron un impacto son las siguientes:


"Quien no posee dinero, capacidad y paz no tiene tres buenos amigos" W. Shakespeare


"Se dice que el dinero no da la felicidad. Ciertamente, se esta hablando del dinero de los otros" Sacha Guitry.


"El dinero es como el abono, que no sirve para nada si no es esparcido" Fracis Bacon.


"El dinero sólo debe ser el más poderoso de nuestros esclavos" A. Bonnard.


La preocupación no resuelve los problemas financieros. La creatividad sí.


Ver lo posible donde otros sólo ven lo imposible es el secreto de la abundancia.


Descartes dijo: "Pienso, luego existo" Hay personas que dicen: "Compro, luego existo"


El diezmo personal es darse a sí mismo, todos los mese, el diez por ciento de su ganancia mensual. El número 10 tiene una simbología cabalística: 1= creatividad y 0 = más.


¡Nada es más importante que la tenacidad! El talento no es suficiente: es común encontrar personas con mucho talento pero fracasadas.La educación no es suficiente: el mundo esta lleno de mendigos eruditos. La genialidad no es suficiente: el genio no reconocido es como una leyenda en la sociedad. Solamente la tenacidad y la determinación son omnipotentes.


"¡Aprenda a hacer hablar a los números! Le dirán duras verdades, pero le revelarán el futuro" John D. Rockefeller.


El tiempo es el mejor de todos los maestros.


"Cuando no se tiene nada, se carga la vida con ligereza; sin embargo, la riqueza es un fardo todavía más leve" Goethe.


Palabras de Chico Xavier:


Naciste en el hogar que necesitabas y vestiste el cuerpo físico que merecías. Vives donde Dios mejor te puso, de acuerdo con tu demanda. Posees los recursos financieros coherentes con tus necesidades, ni más ni menos, pero lo justo para tus luchas terrenas. Tu ambiente de trabajo es el que elegiste espontáneamente para tu realización. Tus parientes y amigos son almas que atrajiste con tu propia afinidad. Por tanto, tu destino está constantemente bajo tu control.


Tú escoges, recoges, eliges, atraes, buscas, expulsas y modificas todo aquello que rodea tu existencia. Tus pensamientos y voluntades son la clave de tus actos y actitudes.


En tu jornada, disfruta. No te quejes ni te hagas la víctima. Y, ante todo, analiza y observa. El cambio está en tus manos.


Busca el bien y vivirás mejor. Nadie puede volver atras y empezar de nuevo, pero puede empezar desde donde está y llegar a un nuevo fin.


Francisco Cándido Xavier.





Me encantó la historia de Pontiac:


Un cliente envió una carta de reclamación al gerente de la división de ventas de automóviles Pontiac, de General Motors, en Estados Unidos. En la carta, el cliente decía que ya era la segunda vez que les escribía, pero que comprendía la usencia de respuesta por lo inusitado que podía parecer dicha reclamación. Más adelante afirmaba que en su familia existía la tradición de tomar helado después de cenar, y que eso se repetía todas las noches, y que lo único que variaba era el sabor del helado. También contaba que, recientemente, desde que había comprado un Pontiac modelo 99, las idas a la heladería se habían transformado en un problema: cuando compraba helado de vainilla el coche no funcionaba. Con cualquier otro sabor el coche funcionaba. Pero con el helado de vainilla no. La carta generó tantos chistes que el presidente de la empresa acabó por enterarse del asunto y decidió investigar la reclamación del ciente. Así pidió a un ingeniero que fuese a conversar con el reclamante.


Ingeniero y reclamante se fueron juntos a la heladería, en el fatídico Pontiac, y el hecho se repitió: con el sorbete de vainilla el coche no funcionó de nuevo. Obcecado con el problema, el ingeniero decidió investigar e hizo unos cuantos experimentos y anotó todos los detalles posibles. Tras dos semanas de investigación descubrió el primer hecho concreto: cuando compraba helado de vainilla, el dueño del coche invertía menos tiempo en la heladería, pues ese tipo de helado estaba muy cerca de la puerta del establecimiento. Después, examinando el coche el ingeniero descubrió que, como el tiempo de compra era muy poco, el motor no llegaba a enfriarse. Con eso, los vapores del combustible no se disipaban e impedían que la nueva partida fuese instantánea. A partir de ese episodio, Pontiac cambió el sistema de alimentación de combustible e introdujo la alteración en todos los modelos a partir de la línea 99. Es más: el reclamante ganó un coche nuevo, además de la reparación del que no funcionaba cuando compraba helado de vainilla. General Motors distribuyó un memorando interno, en el que exigía que todas las reclamaciones de sus clientes fuesen valoradas seriamente, incluso las más inusuales, porque "detrás de un sorbete de vainilla podría haber una gran innovación" concluía el memorando.

http://www.lairribeiro.com.br/

0 comentarios: