Cabrona al borde de un ataque de nervios...Y cómo Ç/!^&@ sobrevivir.

22:25 Patricia Mora 0 Comments

CHELMINDKY, Adina
Cabrona al borde de un ataque de nervios...Y cómo Ç/!^&@ sobrevivir.
Ed., Diana
México 2011
191 p.

¡Es un libro muy divertido! me la pase muy bien leyendo cada línea, la autora tiene un gran ingenio para hacernos ver las cosas de una manera simple, pero aterrizada.

Les comparto algunas citas que me llamaron la atención:

- Al asumir una prioridad, o privilegiar una cosa sobre otra, sabes que forzosamente hay algo a lo que deberás renunciar, y por tanto deberás asumir el costo que implica dicha renuncia.

- Con cada sí nos complicamos la vida y tomamos acciones o caminos que no nos convienen, o que simplemente no queremos tomar. Cuando en realidad lo que queremos es decir ¡no! Debemos decir que no.

Un "no" dudoso es un "si" virtual.

- La rutina es tu amiga. Tener una rutina diaria y semanal cuasi fija es una excelente manera de aumentar la productividad.

- La hiperconectividad en vez de volvernos más productivas, eficientes y rendidoras, nos quita la capacidad de análisis, asertividad en las respuestas y da al traste con nuestra concentración. Por no hablar de la enorme cantidad de problemas que nos genera con la gente que nos rodea. Estamos conectadas con el mundo pero desconectadas de nuestro mundo.

- No es de extrañar pues, que nos estemos volviendo locas. Nos desvivimos por quedar bien con todo el mundo...menos con nosotras mismas. ¿Será el gen de la complacencia? ¿La incomprensión de las responsabilidades? Pensar que si al fin de cuentas cumples con todo, ¿importa en quién piensas primero?

Por alguna de estas razones atendemos nuestras necesidades al final.

- Revisa esta ecuación:

Primero las necesidades de los demás x al final las tuyas = todo se cumple pero acabas exhausta y frustrada.

Lo peor es que, con el paso del tiempo, esta ecuación se convierte en:

Primero las necesidades de los demás x al final las tuyas = inminente ataque de nervios, tu productividad está por los suelos y tu estado emocional clama ayuda. Si cambias el orden de los factores: Primero tus necesidades x después las de los demás = todo se cumple y acabas tranquila y satisfecha.

Y con el paso del tiempo:

Primero tus necesidades x después las de los demás = círculo virtuoso de productividad: entre mejor cumplidas estés tus necesidades, más capaz eres de asumir tus responsabilidades.

- La culpa te lleva a reconstruir una y otra vez en tu cabeza la misma escena en que te equivocaste, para recordar lo que hiciste mal.

Con esto espero se den una idea de por dónde va el enfoque del libro.

¡Felices lecturas!

0 comentarios: